<iframe src="https://www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-NDTDNH6" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

 

La capacidad de adaptarse en tiempos complejos y triunfar es lo que llamamos resiliencia. Descubre cómo tomar ventaja en tu emprendimiento. 

 

¿Qué es ser resiliente? Luego de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, muchos proyectos y emprendimientos que empezaban a asomarse al mundo comenzaron a ser una realidad. En un momento de total incertidumbre, la economía mundial se vio fuertemente afectada y ahí es donde hubo negocios que entraron en crisis y otros que fueron camino a un proceso de adaptación. Esa capacidad de hallar fortaleza en un momento sumamente problemático es la resiliencia. 

Y no solo fue la pandemia un indicador de “nuevo orden” y transformación. Pero sí fue un momento bisagra donde las empresas tuvieron que aprender cómo satisfacer las necesidades de los clientes en tiempos de crisis y reinventarse. 

Una mujer trabaja de manera remota en época de crisis (1)


La tarea: emprender con resiliencia

 

La cualidad de ser resilientes permite que un emprendimiento pueda adaptarse o no a los cambios y encontrar la posibilidad de innovar. De hecho, un negocio se enfrenta a diversos factores globales, climáticos, políticos y financieros que ponen en riesgo su estabilidad. No siempre se puede estar preparados para reaccionar ante un posible reto, pero la capacidad para enfrentar la situación es lo que hace la diferencia. 

En época de crisis, es esencial contar con las herramientas que permitan sobrellevar cualquier obstáculo como las que listamos a continuación. ¡A tomar nota!

1. Analizar la competencia

Investigar exhaustivamente cómo están actuando negocios similares es indispensable para hallar tendencias y descubrir cuáles son nuestras fortalezas y debilidades. Conocer el panorama en función del contexto podría ser útil para encontrar cuáles son las oportunidades de negocio de nuestro emprendimiento: desde las políticas de precios, estrategias en redes sociales, acuerdos y alianzas, posicionamiento web y envíos que ofrecen a los clientes.

2. Facilitar la comunicación

Establecer que todos los canales propicien una buena comunicación a los clientes con nuestro negocio. Las redes sociales juegan un rol fundamental para disminuir distancias con nuestra audiencia. En estos momentos, es clave nutrir el diálogo, hacer escucha activa y entender cuáles son las necesidades de los consumidores.

3. Fortalecer el negocio online

En tiempos de pandemia, las tiendas virtuales simplificaron los procesos de compra y fortalecieron los cimientos del comercio electrónico. A cambio, la experiencia debía tener el mayor protagonismo para evitar abandonos de carritos o clientes insatisfechos.

Los miembros de una empresa encuentran las fortalezas de su negocio (1)

4. Mejorar la logística de envíos

Contar con un partner que garantice que los productos llegarán en tiempo y forma a cualquier punto proporciona una gran experiencia de compra. Así como absorber, en algunos casos, el costo de envíos puede ser una buena estrategia.   

 


La importancia de reinventarse

 

La resiliencia, muchas veces, se trata de reinventarse o desaparecer. Aunque suene un poco dramático, esta capacidad de reacción al caos hace que la recuperación comercial en épocas de crisis sea una realidad. 

Tener cierta previsibilidad hará que el negocio no caiga, sino que se transforme y salga airoso de situaciones impensadas como una crisis mundial, una catástrofe, un incendio o un imprevisto financiero. Afectar, va a afectar de todas maneras, lo importante es qué hacer con ello para continuar.

 

 

La cultura resiliente

 

Un emprendimiento puede tener mayor resistencia vs. mayor resiliencia. La diferencia radica en soportar a largo plazo una situación desfavorable o enriquecerse del crecimiento que exige superarla. ¿Cómo lograr una cultura más resiliente en las empresas?

1. Sumar agilidad a los equipos y el trabajo

En tiempos de incertidumbre, crear modelos de trabajo ágiles facilitan el desempeño de los equipos. Las personas persiguen metodologías que maximizan la entrega de productos de manera remota y flexible.

2. Prever vulnerabilidad financiera

Poder evaluar cuánta liquidez habrá a corto o mediano plazo permite tener mayor previsibilidad en el negocio,y evitar riesgos. Investigar sobre las herramientas que puedan mejorar estos procesos y con qué equipos deberíamos contar para trabajar de forma adecuada. 

Una mujer trabaja en su casa y vive una recuperación comercial  (1)

3. Automatizar procesos

Si el negocio está creciendo y está en vías de expandirse, se puede optar por automatizar procesos para que el flujo de trabajo sea más rápido. Tener la capacidad de adaptación implica acelerar cambios que fortalezcan las relaciones entre las personas. Por eso es imprescindible hacer un seguimiento en las tecnologías que aportarán agilidad al negocio y asentar una cultura centrada en las personas.

 

 

Conclusiones

 

El aislamiento social obligatorio fue una situación que puso al mundo entero en estado de alarma. Las actividades y rutinas, como eran conocidas, cambiaron.  Esta situación desconocida hizo que las empresas se enfrenten a una adaptación obligada que llevó a un nuevo estado: la resiliencia. 


Surgió el trabajo remoto y la virtualidad como forma de encarar la vida y los negocios se instalaron fuertemente en canales digitales.  Como emprendedores, hubo que conocer riesgos, amenazas y situaciones de crisis como panorama cotidiano. La necesidad de crear planes de contingencia fue crucial, pero sobre todo, la innovación frente a lo conocido hizo que muchas empresas crecieran demasiado en cortos plazos. Por eso, es necesario adoptar una cultura que apunte a la flexibilidad y que permita reinventarnos. ¡Vamos por buen camino!

 

Topics: E-commerce Crossborder

Compártelo en tus redes: